En los talleres, movilizamos el cuerpo por medio de la danza y las ‘asanas’ o posturas corporales que nos permiten mover la energía de nuestros centros energéticos. El resultado es una sensación inmediata de bienestar, armonía y gratitud.