Entre sus piernas tiene un artefacto de luz, diseñado de manera perfecta para irradiar de energía a una mujer, sembrar en ella una semilla y crear vida. Estamos hablando –nada más y nada menos- que de un artefacto más poderoso que un arma nuclear, pues por medio de ella, la vida se crea y se sustenta: el pene.

En la medida en que usted sensibilice su pene, podrá destinarla para sentir más a su mujer, ser más intuitivo, y desarrollar su propio manual de cómo ser un amante increíble.

Calibrando su ‘vara de luz’

Para esto, hay una técnica ancestral que consiste en activar el sistema de puntos energéticos alojados en el pene. El mismo sistema de centros energéticos que tiene a lo largo de la columna y el cuerpo, se encuentra distribuido a lo largo del pene.

Esto lo puede entender mejor si piensa en la reflexología: cuando a usted le tocan un punto del pie, le están tocando órganos correlacionados con esa zona de su cuerpo. Este es el mismo principio.

Soplos divinos en el pene

Para activar estos puntos energéticos, pídale a su compañera que ponga la punta del pene cerca de su boca. Ella debe permanecer en una posición en la cual se encuentre cómoda.

Y sobre la punta del pene va a producir los sonidos I-A-O-U. Sí, así como suena, como si estuviera diciendo las vocales, pero éstas deben estar acompañadas de la exhalación y del aire que salga de su boca.

Cada vocal debe ser pronunciada después de inhalar aire y como resultado de la exhalación. Al exhalar “I” de manera prolongada, se estará activando uno de los puntos energéticos del pene, y así sucesivamente con las diferentes vocales.

Esta técnica puede hacerla por 5 minutos y durante un encuentro sexual con su compañera, cuando se esté excitado y relajado. Después de este ritual, continúe con caricias y siga hasta alcanzar el orgasmo.

Por qué los circuncidados tienen menos sensibilidad

¿Sabía que la piel que recubre el pene contiene puntos reflexivos que están conectados con el corazón? Esto quiere decir que remover esta piel es una de las maneras de excluir la conexión del corazón con las experiencias sexuales.

 

Esto convierte a los hombres literalmente en guerreros. La piel que recubre el pene también es abundante en terminaciones nerviosas. Por esta razón, los hombres que no son circuncidados son más sensibles al tacto. La fricción que se crea cuando esta piel se mueve sobre el eje del pene, añade aún más estimulación.

En últimas, la circuncisión disminuye su sensibilidad.

Freud lo dijo: lo que se predica de su madre, se extiende a las demás mujeres

Y si ahondamos en aguas más profundas, también conlleva a una brecha profundamente instalada en el subconsciente entre el hombre y su madre.

Muchos hombres que han sido circuncidados cargan con un resentimiento profundo de este tipo de violación y del dolor que les produjo. Cargan una tristeza profunda por la pérdida de lo que les fue arrebatado por medio de este procedimiento cruel – que ha dejado de ser visto así – pero que conlleva muchas de las semillas que inconscientemente alejan a un hombre del referente femenino.

Ellos se resienten y desconfían de su madre (y por consiguiente, de cualquier mujer) por haberlo permitido y por no haberlos protegido. Haber permanecido en la impotencia frente a este acto, crea una rabia terrible, y es esencial que un hombre se deshaga de  ésta.

Esto no sólo crea un miembro más insensible, sino un hombre más desconectado de sus sentimientos, y que retiene un dolor hacia las mujeres, aunque no lo sepa conscientemente.

Esto por supuesto afecta sus relaciones sexuales, y por eso hay tantos hombres que desconfían a la hora de confiar su intimidad, lo que verdaderamente sienten y  quieren con una mujer, dentro y fuera de la cama.

Recupere la sensibilidad

La sensibilidad hace la gran diferencia entre el sexo convencional y el #MegaSexo.

El primero puede convertirse en una función mecánica y programada, en la cual no siente más allá del ‘estornudo sexual’ instantáneo que se produce después de la descarga.

Más allá de ese instante placentero, usted se está perdiendo de la posibilidad de alcanzar estados de clímax verdadero, que además de sensibilizar su cuerpo físico, lo conectarán más con el corazón y con su compañera. Este estado de éxtasis interior, de dicha y de goce, va más allá de la satisfacción de los sentidos.

¿Se atreve a dejarse seducir por los soplos divinos? Cuénteme que si sintió alguna diferencia. Encuéntreme en @ByMarialu en Facebook.

Si quiere ver el artículo en Soho, visite: http://www.soho.co/sexo/articulo/sexo-tantrico-como-activar-los-puntos-energeticos-del-pene/47644