Tus sueños revelan más de lo que crees. En ellos reposa la biblioteca de información más poderosa que puedas encontrar en tu mente. Ahí depositas tus verdaderas angustias, anhelos y propósitos de tu vida. Es la puerta a tu Inconsciente, el que tiene la llave a muchos de tus secretos. Por eso es importante que sueñes de manera consciente.

Comienza por recapitular todas aquellas acciones que realizaste en el día antes de conciliar el sueño. Haz un recuento de ellas en tu mente. Dile a tu mente superior que te permita recordar lo que vas a soñar al siguiente día. Deja algo con qué escribir a la mano para cuando te despiertes al siguiente día. Escribe todo lo que soñaste cuando abras los ojos. Repite esto diariamente por una semana. Descubrirás cuántas cosas residen en tu Inconsciente. Ahora trata de cruzar aquellas cosas que has vivido con aquellas que has soñado y pide respuestas. Éstas llegarán en cualquier momento para darte señales concretas de lo que debes en ciertas situaciones en las que aún no tienes claridad.

No subestimes la información que hay en tu Inconsciente; éste archiva el 95% de tus experiencias y de la programación que hay en tu mente. El otro 5% lo organiza tu consciente, quien opera cuando estás despierto. Cuando logres acceder de manera consciente a tu Inconsciente podrás reprogramar códigos e interfaces en ese gran ordenador que es tu cerebro.