Crea vacío en tu vida para que lleguen cosas maravillosas. No temas dar o regalar aquellas cosas que ya cumplieron su ciclo contigo y que pueden ser útiles en otro contexto. Permítete pensar que cuando tu dinero sale, estás abriendo un campo ilimitado para que entre aún más dinero a tu vida.
 
Disfruta de la compra de cualquier cosa que quieras tener. Date los gustos que deseas. No te restrinjas en lo que quieres tener. La restricción que tienes hacia ti mismo, es la restricción que te devuelve el espejo de tu vida. Con gratificación y benevolencia, libera el dinero y gástalo o inviértelo en eso que siempre has querido. No dejes que nada ni nadie te limite. Siéntete merecedor de lo que llega a tu vida. 
 
A veces cuando no tenemos los recursos, trabajamos duro para obtenerlos y poder comprarnos aquello que deseamos. Una vez obtenemos los recursos, como un producto de nuestro esfuerzo, nos vemos tentados a atesorar aquello que hemos recogido por temor a no tener más adelante. ¿En qué se diferencia tu situación inicial de la segunda? En nada. ¿Sabes porqué? Por el hecho de tener el dinero contigo y a tu disposición, no quiere decir que seas rico. Lo eres cuando empiezas a vivir como rico. Cuando te das los gustos que te mereces, sin permitirte pensar que debes acumular porque de pronto mañana no haya suficiente.
 
Gasta con la misma convicción con la que ganas y el dinero siempre será una fuente ilimitada para ti. Será una parte natural en tu vida; como el río que fluye, que siempre deja correr el agua porque sabe que siempre hay más agua que proviene de la fuente inagotable de riqueza. Disfruta el aquí y el ahora con el dinero que has ganado. Deja de guardar para un mañana.
 
Eres privilegiado cuando creas el vacío en tu vida al regalar aquellas cosas que no necesitas, pues abres más espacio para recibir más. Goza cada instante de vida material e inmaterial. Has nacido con el derecho de ser Abundante en todos los sentidos. Tu capacidad de prosperidad se mide por tu capacidad de dar. Sirve y da de lo que tienes y jamás te faltará.